martes, 31 de julio de 2012

Carta de la obediencia - San Ignacio de Loyola

Carta San Ignacio
a los Padres y Hermanos
de la Compañía de Jesús en Portugal

            Jesús La suma gracia y amor eterno de Cristo nuestro Señor os salude y visite con sus santísimos dones y gracias espirituales. Mucha consolación me da, Hermanos carísimos en el Señor nuestro Jesucristo, entender los vivos deseos y eficaces, que de vuestra perfección y su divino servicio y gloria os da el que por su misericordia os llamó a este Instituto, y en él os conserva y endereza al bienaventurado fin adonde llegan sus escogidos. Y aunque en todas virtudes y gracias espirituales os deseo toda perfección, es verdad (como habréis de mí oído otras veces) que en la obediencia más particularmente que en ninguna otra, me da deseo Dios nuestro Señor de veros señalar, no solamente por el singular bien que en ella hay, que tanto en la Sagrada Escritura con ejemplos y palabras en el Viejo y Nuevo Testamento se encarece, pero porque (como dice San Gregorio),la obediencia es una virtud, que sola ella ingiere en el ánima las otras virtudes, e impresas las conserva; y en tanto que esta floreciere, todas las demás se verán florecer y llevar el fruto que yo en vuestras ánimas deseo, y el que demanda el que redimió por obediencia el mundo perdido por falta de ella, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

La Revelación Divina. Apuntes sobre la Constitución dogmática Dei Verbum - Concilio Vaticano II


Conferencia dictada en el ciclo de conferencias
Vigencia y Proyección del Concilio Vaticano II - A 30 años

Card. Augusto Vargas Alzamora
Arzobispo de Lima y Primado del Perú

Lima 26 de enero de 1996

La Dei Verbum su historia y su doctrina – La Revelación su naturaleza y su transmisión - La inspiración divina y la verdad de la Sagrada Escritura - La interpretación de la Sagrada Escritura – Antiguo y Nuevo testamentos – La sagrada Escritura en la vida de la Iglesia - Perspectivas para el tiempo adveniente

1. Introducción

Ante todo deseo saludar a los asistentes y expresar mis felicitaciones a los organizadores de este importante ciclo de conferencias sobre el Concilio Vaticano II, que se desarrolla a poco de haberse conmemorado el trigésimo aniversario de la culminación de sus labores.
La fundamental importancia del Concilio para la vida del Pueblo de Dios es inocultable. La Iglesia vive hoy desde la perspectiva conciliar, desde aquel recogimiento del que hablaba Pablo VI, «para, viviendo en sí misma y por medio del Espíritu Santo, comprender mejor la Palabra eficaz de Cristo, para escrutar más profundamente el misterio, es decir, la presencia y el plan de Dios junto a sí y en su interior, y para alimentar cada vez más en sí el fuego de la fe, que es la fuerza misteriosa en la que se apoya su firmeza y su sabiduría, y el fuego del amor, que le impulsa a cantar las alabanzas de Dios sin interrupción» 1 . Hoy se ve claro que el Concilio no ha sido sólo un acontecimiento eclesial decisivo, sino que además él vive en la vida y misión de la Iglesia de estos tiempos de Nueva Evangelización.

domingo, 29 de julio de 2012

La fe tiene que ser la fuente principal de la piedad popular

DISCURSO DEL SANTO
PADRE BENEDICTO XVI
A LOS PARTICIPANTES
 EN LA ASAMBLEA PLENARIA
DE LA COMISIÓN PONTIFICIA
PARA AMÉRICA LATINA
Sala del Consistorio
Viernes 8 de abril de 2011

Señores Cardenales,
queridos hermanos en el Episcopado:

          1. Saludo con afecto a los Consejeros y Miembros de la Comisión Pontificia para América Latina, que se han reunido en Roma para su Asamblea Plenaria. Saludo de manera especial al Señor Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos y Presidente de dicha Comisión Pontificia, agradeciéndole vivamente las palabras que me ha dirigido en nombre de todos para presentarme los resultados de estos días de estudio y reflexión.
          2. El tema elegido para este encuentro, «Incidencia de la piedad popular en el proceso de evangelización de América Latina», aborda directamente uno de los aspectos de mayor importancia para la tarea misionera en la que están empeñadas las Iglesias particulares de ese gran continente latinoamericano. Los Obispos que se reunieron en Aparecida para la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, que tuve el gusto de inaugurar en mi viaje a Brasil, en mayo de 2007, presentan la piedad popular como un espacio de encuentro con Jesucristo y una forma de expresar la fe de la Iglesia. Por tanto, no puede ser considerada como algo secundario de la vida cristiana, pues eso «sería olvidar el primado de la acción del Espíritu y la iniciativa gratuita del amor de Dios» (Documento conclusivo, n. 263).
          Esta expresión sencilla de la fe tiene sus raíces en el comienzo mismo de la evangelización de aquellas tierras. En efecto, a medida que el mensaje salvador de Cristo fue iluminando y animando las culturas de allí, se fue tejiendo paulatinamente la rica y profunda religiosidad popular que caracteriza la vivencia de fe de los pueblos latinoamericanos, la cual, como dije en el Discurso de inauguración de la Conferencia de Aparecida, constituye «el precioso tesoro de la Iglesia católica en América Latina, y que ella debe proteger, promover y, en lo que fuera necesario, también purificar» (n. 1).

La evangelización de la religiosidad popular

La dialéctica fe – religión - El problema teológico y pastoral de la religión - La formación integral de los fieles - Religiosidad popular y Eucaristía - La pertenencia a la Iglesia

Mons. Héctor Aguer
Asamblea Plenaria de la Pontificia Comisión para América Latina
Roma, 7 de abril de 2011
  
          En la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, Pablo VI recomendaba orientar la religiosidad popular mediante una pedagogía de evangelización (n. 48). Teniendo en cuenta sus valores la llamaba gustosamente "piedad popular", es decir, religión del pueblo, más bien que religiosidad. Es ese nombre, piedad popular, el que se ha tornado preponderante en el magisterio reciente de la Iglesia. En el Directorio sobre piedad popular y liturgia, publicado en 2001 por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, se expresa con claridad la distinción. Por piedad popular se entiende las diversas manifestaciones culturales, de carácter privado o comunitario, que en el ámbito de la fe cristiana se expresan principalmente, no con los modos de la sagrada liturgia, sino con las formas peculiares derivadas del genio de un pueblo o de una etnia y de su cultura (n. 9). Siguiendo a Juan Pablo II se la reconoce como un verdadero tesoro del pueblo de Dios. En cambio, la religiosidad popular es descrita como una experiencia universal: en el corazón de toda persona, como en la cultura de todo pueblo y en sus manifestaciones colectivas, está siempre presente una dimensión religiosa. Se afirma, además, que no tiene relación, necesariamente, con la revelación cristiana, aunque en las regiones en que la sociedad está impregnada de algunos valores cristianos, da lugar a una especie de "catolicismo popular" en el cual coexisten, más o menos armónicamente, elementos provenientes del sentido religioso de la vida, de la cultura propia de un pueblo, de la revelación cristiana (n. 10). La distinción entre piedad popular y religiosidad popular es clara en el orden conceptual, pero el discernimiento de la vivencia de ambas realidades no carece de dificultades, y sin embargo resulta fundamental para poder ofrecer criterios y orientaciones pastorales útiles para la evangelización.
          El encargo que se me ha asignado es precisamente proponer Criterios y orientaciones pastorales para reforzar la fe de los fieles católicos y la auténtica vivencia sacramental ante la irrupción de expresiones desviadas de religiosidad popular.

Los fundamentos de la bioética en la encíclica Evangelium Vitae



Card. Elio Sgreccia

Fue Secretario del Pontificio Consejo para la Familia entre 1992 y 1996,
Vicepresidente de la Pontificia Academia para la Vida entre 1994 y 2005,
Presidente de esta Academia desde 2005 al 2008.

Llamamiento profético

En el período de espera de esta encíclica, desde abril de 1991, cuando en el consistorio extraordinario los cardenales la solicitaron al Santo Padre, los medios de comunicación social anunciaban una encíclica sobre la bioética y muchos la esperaban como un documento de esta índole.
Si con el término bioética se entiende un tratado en los confines entre la ciencia y la reflexión moral, de índole esencialmente filosófica en el vasto ámbito de la biomedicina, es preciso reconocer inmediatamente que la encíclica no se presenta como un tratado de bioética, porque es mucho más. En realidad, tiene un matiz principalmente profético y pastoral: ilumina con la palabra de Dios el valor de la vida humana, valor que brota del hecho de estar insertada en el don de la vida divina, fruto de la Redención. Partiendo de esta visión sobrenatural del hombre creado a imagen de Dios y redimido por Cristo, la encíclica señala las dimensiones de la dignidad de la vida humana, también en su fase terrena. Esa dignidad se extiende a su origen y a la procreación. La encíclica deduce de estas afirmaciones el carácter sagrado e inviolable de la vida corporal e impulsa la reflexión dentro de la verdad profunda de la persona, cuya perfección se realiza en la entrega de sí.

sábado, 28 de julio de 2012

Domingo XVII (ciclo b) Mons. Castagna

Mons. Domingo S. Castagna
Arzobispo Emérito de Corrientes

29 de julio de 2012
Juan 6, 1-15

          Poco para muchos. El acontecimiento relatado por el evangelista San Juan contiene una riqueza difícil de agotar. Jesús, coherente con sus sentimientos de compasión hacia la muchedumbre que acude a Él, expresa su preocupación de ofrecerle alimento.  Aquellas personas vienen de lejos y de diversos lugares. Como si lo presintiera, Andrés acerca una solución aparentemente ingenua: “Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?” (Juan 6, 9). Él mismo advierte la insuficiencia de aquel pobre pan de pastores. No obstante ése es el pan y el pescado que Jesús elige y multiplica. El milagro se refiere no a la calidad sino a la cantidad. La muchedumbre se sacia de ese humilde pan de cebada, confeccionado con la harina más barata y pobre. El Señor no lo cambia, lo multiplica haciendo que todos lo compartan. Por ese motivo considera preciosas las sobras: “Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada” (Juan 6, 12). Es oportuno preguntarse por qué esa misteriosa disposición. ¿Qué significa lo que sobra? Es la memoria activa de un acontecimiento que trasciende la satisfacción del hambre transitoria. Esa muchedumbre sigue a Jesús por donde va, sin importarle llevar una vianda para el camino. Busca en Él la “Palabra de Vida”, quiere saciar su hambre y su sed con lo que de verdad importa. Lo demás es una añadidura que finalmente puede lograrse, hasta mediante un milagro.

Guión Domingo XVII (ciclo b)

ENTRADA:

Hermanos: La dimensión intrínsecamente eclesial de la Eucaristía se realiza cada vez que se celebra. Pero se expresa de manera particular el día en el que toda la comunidad es convocada para conmemorar la resurrección del Señor. Reunidos para participar de la actualización del misterio del sacrificio redentor, cantamos…

INTRODUCCIÓN A LAS LECTURAS:

El pan de la palabra nos dispone y prepara para recibir el pan de la Eucaristía. Abramos nuestros corazones para recibir la Palabra del Señor. 

viernes, 27 de julio de 2012

Domingo XVII (ciclo b ) San Juan Crisóstomo

San Juan Crisóstomo

HOMILIA XVII
Sobre San Juan

          Cap. VI, v. 1. Después de esto, pasó Jesús al otro lado del mar de Galilea a la parte de Tiberíades, 2. Y le seguía gran multitud, porque veían los milagros que hacía en los enfermos. 3. Y subió Jesús a un monte, y allí se sentó con sus discípulos. 4. Y estaba cerca la Pascua de los judíos.
          No nos juntemos con los hombres perversos, amados (hijos): an­tes bien siempre que no puedan dañar nuestra virtud, aprendamos a [ceder y] dejar libre el lugar a sus perversas asechanzas. Porque de este modo toda su fiereza queda enervada. Y así como cuando los proyectiles caen sobre una superficie tensa, dura y resistente, con grande ímpetu vuelven de rechazo a los que los dispararon; pero cuando la violencia del disparo no halla resistencia, al punto pierden su fuerza y cesan; de la misma manera cuando a los hombres fieros los tratamos del mismo modo, se enfurecen más; pero si cedemos y otorgamos, fácilmente enfrenamos toda su furia. Por esta razón tam­bién Jesucristo, cuando oyó que había llegado a oídos de los fariseos que El hacía más discípulos y bautizaba más que Juan, se fue a Gali­lea, extinguiendo así su envidia, y calmando con su retirada el furor, que era probable se había excitado en ellos con tales rumores. Por lo demás, al ir otra vez a Galilea no se dirigió a los mismos lugares que antes; pues no fue a Caná, sino al otro lado del mar. Y le seguían también grandes muchedumbres, porque veían los milagros que hacía. ¿Qué milagros? ¿Por qué no los especifica? Porque este Evangelista quiso gastar la mayor parte del libro en sus discursos y explicaciones populares. Y así mira cómo durante un año entero, y lo que es más, como aun ahora en la fiesta de la Pascua no nos dice más a propósito de milagros sino que curó al paralítico y al hijo del régulo. Y era que no trataba de enumerarlos todos, pues ni aun posible le hubiera sido, sino, entre otros muchos y grandes, solo algunos.

Domingo XVII (ciclo b) Catena Aurea

Juan 6, 1-15
          Después de esto, pasó Jesús a la otra parte del mar de Galilea, que es de Tiberíades. Y le seguía una grande multitud de gente, porque veían los milagros que hacía sobre los enfermos: Subió, pues, Jesús, a un monte, y se sentó allí con sus discípulos. Y estaba cerca la Pascua, día de la fiesta de los judíos. Y habiendo alzado Jesús los ojos, y viendo que venía a El una gran multitud, dijo a Felipe: "¿De dónde compraremos pan para que coman estos?" Esto decía por probarle: porque El sabía lo que había de hacer. Felipe respondió: "Doscientos denarios de pan no les basta, para que cada uno tome un poco". Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: "Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces: mas ¿qué es esto para tanta gente?" Y dijo Jesús: "Haced sentar a la gente. En aquel lugar había mucho heno. Y se sentaron a comer, como en número de cinco mil hombres. Tomó Jesús los panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los que estaban sentados: y asimismo de los peces, cuanto querían. Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que han sobrado, que no se pierdan. Y así recogieron y llenaron doce canastos de pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido. Aquellos hombres, cuando vieron el milagro que había hecho Jesús, decían: "Este es verdaderamente el profeta que ha de venir al mundo".
          Y Jesús cuando entendió que habían de venir para arrebatarle, y hacerle rey, huyó otra vez al monte El sólo.

Crisóstomo in Ioannem hom. 41
Así como las flechas cuando caen sobre algún cuerpo duro rebotan con gran fuerza e ímpetu, y cuando no tienen algo que les estorbe van a parar en seguida al sitio donde se las envía y allí descansan, así, cuando disputamos con hombres atrevidos y con algún calor, se enfurecen más; pero si concedemos lo que ellos dicen, fácilmente calmamos su rabia. Por este medio Jesucristo consiguió, retirándose, calmar el furor que se levantaba contra El por las palabras que precedían y se marchó a Galilea y no a aquellos mismos sitios de donde había subido a Jerusalén. Por esto no se marchó a Caná de Galilea, sino que se pasó a la otra orilla del mar. Por esto dice el evangelista: "Después de esto, pasó Jesús a la otra parte del mar de Galilea, que es de Tiberíades".

Alcuino
Este mar tiene diferentes nombres, según los diferentes sitios por donde se extiende, pero en cuanto a su situación presente, se llama mar de Galilea por la provincia y Tiberíades por la ciudad 1. Se dice mar, no porque el agua sea salada, sino según a la costumbre hebrea, que denomina mares a todas las grandes reuniones de agua. Este mar lo pasó repetidas veces el Señor para esparcir la palabra de su doctrina entre todos los pueblos que habitan junto a él.

jueves, 26 de julio de 2012

Los abuelos: su testimonio y su presencia en la familia - Benedicto XVI

DISCURSO DE
BENEDICTO XVI

A LA ASAMBLEA PLENARIA
DEL
CONSEJO PONTIFICO
PARA LA FAMILIA
Sábado
5 de abril de 2008

Señores cardenales;
venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
queridos hermanos y hermanas: 

          Me alegra encontrarme con vosotros al final de la XVIII asamblea plenaria del Consejo pontificio para la familia, que ha tenido por tema:  «Los abuelos:  su testimonio y su presencia en la familia». Os doy las gracias por haber aceptado mi propuesta de Valencia, donde dije:  «Ojalá que, bajo ningún concepto, sean excluidos del círculo familiar. Son un tesoro que no podemos arrebatarles a las nuevas generaciones, sobre todo cuando dan testimonio de fe» (Encuentro festivo y testimonial, 8 de julio de 2006:  L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 14 de julio de 2006, p. 11). Saludo en particular al cardenal Ricardo Vidal, arzobispo de Cebú, miembro del comité de presidencia, que se ha hecho intérprete de los sentimientos de todos vosotros, y dirijo un afectuoso saludo al querido cardenal Alfonso López Trujillo, que desde hace dieciocho años guía con celo y competencia el dicasterio. Sentimos su ausencia en medio de nosotros. Le deseamos una pronta curación y oramos por él.
          El tema que habéis afrontado es muy familiar a todos. ¿Quién no recuerda a sus abuelos? ¿Quién puede olvidar su presencia y su testimonio en el hogar? ¡Cuántos de nosotros llevan su nombre como signo de continuidad y de gratitud! Es costumbre en las familias, después de su muerte, recordar su aniversario con una misa de sufragio por ellos y, si es posible, con una visita al cementerio. Estos y otros gestos de amor y de fe son manifestación de nuestra gratitud hacia ellos. Por nosotros se entregaron, se sacrificaron y, en ciertos casos, incluso se inmolaron.

Oración por los abuelos - BenedictoXVI

ORACIÓN POR LOS ABUELOS

BENEDICTO XVI

San Joaquín y Santa Ana y el valor de los ancianos - Juan Pablo II

JUAN PABLO II

ÁNGELUS
Domingo 25 de julio de 1999
   
          Amadísimos hermanos y hermanas:
          1. Mañana, la liturgia celebrará la memoria de san Joaquín y santa Ana, a quienes la tradición, que se remonta al evangelio apócrifo de Santiago, venera como padres de la santísima Virgen María. Esta circunstancia me impulsa a decir algunas palabras sobre la ancianidad y su valor, teniendo en cuenta también el hecho de que 1999 es el año internacional del anciano.
          La así llamada «tercera edad» es, ante todo, un valor en sí, por el hecho de la vida que se prolonga, y la vida es don de Dios. Además, es portadora de «talentos» peculiares, gracias al patrimonio de experiencias, conocimientos y enseñanzas que atesora el anciano. Por eso, en todas las culturas la ancianidad es sinónimo de sabiduría y equilibrio. Con su misma presencia, la persona anciana recuerda a todos, y en especial a los jóvenes, que la vida en la tierra es una «parábola», con su comienzo y su fin: para alcanzar su plenitud, ha de referirse a valores sólidos y profundos, no efímeros y superficiales.

Video Oficial Logo JMJ Rio2013

miércoles, 25 de julio de 2012

Patronos e intercesores de la JMJ Río 2013



PATRONOS DE LA
JMJ 2013 RIO



La Jornada Mundial de la Juventud Río 2013
ha nombrado a sus cinco patronos.


          1. Nuestra Señora de Aparecida, la patrona de Brasil. A su basílica peregrinan cada año más de 10 millones de personas. Benedicto XVI la visitó en 2007 en su primer viaje a América Latina.
          2. San Sebastián. Fue soldado del emperador romano Diocleciano y dejó el ejército porque perseguían a los cristianos. Murió mártir en el año 288.

martes, 24 de julio de 2012

Himno del Apóstol Santiago y Botafumeiro en presencia de Benedicto XVI

Santiago Apóstol por Benedicto XVI

Santiago el Mayor

BENEDICTO XVI
AUDIENCIA GENERAL

Miércoles 21 de junio de 2006

          Queridos hermanos y hermanas: 
          Proseguimos la serie de retratos de los Apóstoles elegidos directamente por Jesús durante su vida terrena. Hemos hablado de san Pedro y de su hermano Andrés. Hoy hablamos del apóstol Santiago.
          Las listas  bíblicas de los Doce mencionan dos personas con este nombre:  Santiago, el hijo de Zebedeo, y Santiago, el hijo de Alfeo (cf. Mc 3, 17-18; Mt 10, 2-3), que por lo general se distinguen con los apelativos de Santiago el Mayor y Santiago el Menor. Ciertamente, estas designaciones no pretenden medir su santidad, sino sólo constatar la diversa importancia que reciben en los escritos del Nuevo Testamento y, en particular, en el marco de la vida terrena de Jesús. Hoy dedicamos nuestra atención al primero de estos dos personajes homónimos.

Historia de Santiago Apóstol

El derecho deber de los padres a educar a sus hijos - Mons. Aguer

La providencia educativa
de la familia

XII Sesión Plenaria de la
Pontificia Academia de
Santo Tomás de Aquino
Roma, 1º de julio de 2012.

       El beato Juan Pablo II ha dejado a la Iglesia un amplísimo magisterio sobre la realidad humana y cristiana de la familia, y ha ofrecido al mundo con sus enseñanzas sobre el particular un testimonio verdaderamente profético. En esta comunicación quiero dedicar mi atención a un capítulo del corpus doctrinal sobre la familia: la educación de los hijos, que el pontífice presenta, en diversos documentos, como un derecho, un deber, una tarea, una misión que tiene sus raíces en la vocación primordial de los esposos a participar en la obra creadora de Dios.

lunes, 23 de julio de 2012

Himno al Apóstol Santiago


   El Año Santo 1920 se hizo una nueva composición de un Himno al Apóstol Santiago. La letra es de un médico compostelano: Dr. Barcia Caballero, y la música del maestro de Capilla de la Catedral: M. Soler. Hasta el día de hoy se canta durante el funcionamiento del Botafumeiro.

Santo Adalid, Patrón de las Españas,
Amigo del Señor:
Defiende a tus discípulos queridos,
Protege a tu nación.
Las armas victoriosas del cristiano
Venimos a templar
En el sagrado y encendido fuego
De tu devoto altar.

Oración oficial de la Jornada Mundial de la Juventud Río 2013


          Con el fin de preparar a los fieles de toda la Iglesia universal, así como a los participantes que se darán cita en Brasil, los organizadores de la Jornada Mundial de la Juventud Río 2013 han hecho pública la oración oficial para esta gran cita juvenil, a desarrollarse del 23 al 28 de julio del próximo año en Río de Janeiro, y que contará con la presencia del santo padre.
          La oración es la siguiente:

domingo, 22 de julio de 2012

Carta de los derechos de la familia - Santa Sede

Carta de los derechos de la familia

Presentada por la Santa Sede a todas las personas, instituciones y autoridades interesadas en la misión de la familia en el mundo contemporáneo, 22 de octubre de 1983.

Introducción

La “Carta de los Derechos de la Familia” responde a un voto formulado por el Sínodo de los Obispos reunidos en Roma, para estudiar el tema “La misión de la familia cristiana en el mundo contemporáneo” (cfr. Proposición 42). Su Santidad el Papa Juan Pablo II, en la Exhortación Apostólica Familiaris consortio (n. 46) aprobó el voto del Sínodo e instó a la Santa Sede para que preparara una Carta de los Derechos de la Familia destinada a ser presentada a los organismos y autoridades interesadas.
Es importante comprender exactamente la naturaleza y el estilo de la Carta tal como es presentada aquí. Este documento no es una exposición de teología dogmática o moral sobre el matrimonio y la familia, aunque refleja el pensamiento de la Iglesia sobre la materia. No es tampoco un código de conducta destinado a las personas o a las instituciones a las que se dirige. La Carta difiere también de una simple declaración de principios teóricos sobre la familia. Tiene más bien la finalidad de presentar a todos nuestros contemporáneos, cristianos o no, una formulación —lo más completa y ordenada posible— de los derechos fundamentales inherentes a esta sociedad natural y universal que es la familia.

San Josemaria habla de la Confesion

sábado, 21 de julio de 2012

Domingo XVI (ciclo b) P. Raniero Cantalamessa

Venid aparte para descansar un poco
P. Raniero Cantalamessa, OFMcap

Jeremías 23, 1-6;
Efesios 2, 13-18;
Marcos 6, 30-34

          En el pasaje del Evangelio Jesús invita a sus discípulos a separarse de la multitud, de su trabajo, y retirarse con Él a un «lugar solitario». Les enseña a hacer lo que Él hacía: equilibrar acción y contemplación, pasar del contacto con la gente al diálogo secreto y regenerador con uno mismo y con Dios.
          El tema es de gran importancia y actualidad. El ritmo de vida ha adquirido una velocidad que supera nuestra capacidad de adaptación. La escena de Charlot enfrascado en la cadena de montaje en Tiempos modernos es la imagen exacta de esta situación. Se pierde, de esta forma, la capacidad de separación crítica que permite ejercer un dominio sobre el fluir, a menudo caótico y desordenado, de las circunstancias y de las experiencias diarias.

Guión domingo XVI (ciclo b)

ENTRADA:

Jesucristo, nuestro Buen Pastor nos reúne para anunciarnos y comunicarnos su salvación. En cada Misa actualiza el sacrificio redentor en el cual se entrega y manifiesta su misericordia. Nos ponemos de pie para celebrar este santo misterio y Cantamos…
INTRODUCCIÓN A LAS LECTURAS:

En su Palabra Dios nos revela su amor y nos instruye y guía para que no extraviemos el camino que nos lleva a hacia Él.

viernes, 20 de julio de 2012

Los mártires: estímulo para seguir a Cristo

LOS MÁRTIRES
DE NUESTRO TIEMPO

MONS. DEMETRIO FERNÁNDEZ

El domingo 6 de noviembre la Iglesia católica celebra la memoria de los mártires de la persecución religiosa en España en la década de los años ´30. Se cumple en este año el 75 aniversario del cruento martirio de miles y miles de españoles que dieron su vida por Jesucristo, confesando abiertamente su fe y rubricándola con su sangre. No hay amor más grande. En torno a un millar ya han sido beatificados y varios miles de ellos están en proceso de ser declarados mártires de Cristo. La Iglesia sigue con cada uno de ellos un minucioso proceso de análisis de su muerte, de los motivos de su muerte y de cómo afrontaron ellos ese trance supremo.
Los mártires no son simplemente caídos de uno o de otro bando. Los mártires están por encima de esas banderías o partidismos. Los mártires no cayeron en el frente, en la línea de batalla, donde las balas se entrecruzan, sino que fueron buscados en sus casas, fueron arrestados y llevados a la cárcel y fueron ejecutados simplemente por ser cristianos, por ser curas o monjas, por ser de Acción Católica o de la Iglesia. Fueron ejecutados por odio de la fe. Esa rabia y ese odio contra Dios y contra la fe católica se convirtió en una ocasión de expresar un amor más grande, un amor que muere perdonando a los verdugos, un amor que muere cantando lo más bonito del corazón humano. Una vez más, el odio no es la última palabra. La última palabra es el amor, porque Dios es amor.

Antonietta Meo Nennolina en imágenes y frases

jueves, 19 de julio de 2012

Antonieta Meo · Nennolina - Breve reseña

Domingo XVI (ciclo b) Catena Aurea

Marcos 6, 30-34
Los Apóstoles, pues (de vuelta de su misión), reuniéndose con Jesús, le dieron cuenta de todo lo que habían hecho y enseñado. Y El les dijo: "Venid a retiraros conmigo a un lugar solitario, y reposaréis un poquito"; porque eran tantos los yentes y vinientes, que ni aun tiempo de comer les dejaban. Embarcándose, pues, fueron a buscar un lugar desierto para estar allí solos. Mas como al irse los vieron y observaron muchos, de todas las ciudades (vecinas) acudieron por tierra a aquel sitio, y llegaron antes que ellos. En desembarcando vio Jesús mucha gente (que le aguardaba), y enterneciéronsele con tal vista las entrañas; porque andaban como ovejas sin pastor; y así se puso a instruirlos en muchas cosas.

Glosa
Luego que relata el Evangelista la muerte de San Juan, refiere lo que después de ésta hizo Cristo con sus discípulos, diciendo: "Los Apóstoles, pues", etc.

Pseudo - Jerónimo
Los ríos van a desaguar al lugar de donde salieron ( Ecl 1,7). Los enviados de Dios deben darle gracias siempre sobre lo que han recibido.

Teofilacto
Aprendamos también nosotros, cuando seamos mandados a algún ministerio, a no alargarnos ni extralimitarnos en nuestro cometido, sino a volver a quien nos envía y darle cuenta de todo lo que hemos hecho y enseñado.

miércoles, 18 de julio de 2012

Los tres catecismos de la Iglesia, su importancia y su valor

Una Santita de seis años - Antonietta Meo Nennolina

Biografía de
Antonietta Meo
Nennolina

          Podemos decir que la existencia de Nennolina Meo puede contenerse en dos grandes palabras que marcan el inicio de la Constitución Pastoral del Consejo Vaticano II: "Gaudium et Spes - Júbilo y Esperanza". El Señor que dona la santidad a los hombres, quizo exprimir claramente, en la vida de la pequeña Nennolina, éste mensaje para nosotros, que vivimos en un siglo rico de recursos materiales pero pobre de júbilo y esperanza.
+ AGOSTINO SUPERBO, Arzobispo de Potenza

          Narrar la historia de una niña que vivió solo hasta la edad de 6 años y medio parece fácil y sobretodo breve. Luego se descubre que la existencia de algunas personas no se mide solo por los años que vivió sino por la importancia y la densidad de los eventos que la caracterizaron.
          Nennolina pertenece a esta “categoría’ de personas extraordinarias.
          Las huellas que nos ha dejado son profundas y evidentes, así como lo son los signos que las representan en las páginas de sus cartas.
          A estas cartas Jesús ha respondido y continúa respondiendo hoy, manteniendo vivo el recuerdo de Nennolina, de su mensaje de amor que exprime acogimiento y devoción, un mensaje absoluto, extremo y total.

Juan Pablo II y las sectas

          No ha existido ningún otro Pontífice que haya hablado, con tanta valentía sobre un tema que, a raíz de lo complejo y urticante, no pocos prefieren callar. En razón de la imposibilidad de incluir todas las manifestaciones, hemos seleccionado los textos y párrafos más relevantes, razón por la que sugerimos en una segunda instancia, la lectura de los documentos. Especial importancia tiene el mensaje dirigido al tercer grupo de obispos norteamericanos, en su visita 'ad limina' el 18 de mayo de 1993, donde S.S. Juan Pablo II hace alusión a un tema de grave consideración, como lo es el de la penetración de ideas y conceptos de la New Age o Nueva Era "en la predicación, la catequesis, los congresos y retiros", llegando "a influir incluso en los católicos practicantes".También es digno de resaltar por la riqueza del contenido y orientaciones, el mensaje que el Papa con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante, diera el 25 de julio de 199O. En el mismo, el Pontífice se refiere exclusivamente al fenómeno de las sectas y NMR, y menciona las diversas realidades por las que atraviesan los emigrantes, realidades estas, que muchas veces facilitan la adhesión a no pocos movimientos de características sectarias. El nuestro es un país donde los emigrantes están a la orden del día: personas que emigran a nuestras tierras, provenientes de variados países; personas que emigran del interior a las grandes ciudades; y personas nativas de las grandes ciudades que no emigran, pero por las características alienantes de las megalópolis, viven como tales en sus propias ciudades. A continuación consignamos una recopilación de mensajes de S.S. Juan Pablo II, donde se refiere al fenómeno de las sectas y NMR.

lunes, 16 de julio de 2012

La religión en los ambientes de la vida pública y política - Benedicto XVI

DISCURSO DEL
SANTO PADRE
 BENEDICTO XVI
EN EL ENCUENTRO
CON REPRESENTANTES
DE LA SOCIEDAD BRITÁNICA

Westminster Hall - City of Westminster
Viernes 17 de septiembre de 2010

Señor Orador:
          Gracias por sus palabras de bienvenida en nombre de esta distinguida asamblea. Al dirigirme a ustedes, soy consciente del gran privilegio que se me ha concedido de poder hablar al pueblo británico y a sus representantes en Westminster Hall, un edificio de significación única en la historia civil y política del pueblo de estas islas. Permítanme expresar igualmente mi estima por el Parlamento, presente en este lugar desde hace siglos y que ha tenido una profunda influencia en el desarrollo de los gobiernos democráticos entre las naciones, especialmente en la Commonwealth y en el mundo de habla inglesa en general. Vuestra tradición jurídica —“common law”— sirve de base a los sistemas legales de muchos lugares del mundo, y vuestra visión particular de los respectivos derechos y deberes del Estado y de las personas, así como de la separación de poderes, siguen inspirando a muchos en todo el mundo.

sábado, 14 de julio de 2012

Los Guardianes de la Historia Cap 11 - Aventura Peligrosa -


Pasión, muerte y resurrección de Cristo

Los Santos y el Escapulario de la Virgen del Carmen

 
El escapulario y los Santos
          El mismo día que S. Simón Stock recibió de María el escapulario y la promesa, el fue llamado a asistir a un moribundo que estaba desesperado. Cuando llegó puso el escapulario sobre el hombre, pidiéndole a la Virgen que mantuviera la promesa que le acababa de hacer. Inmediatamente el hombre se arrepintió, se confesó y murió en gracia de Dios"
          San Alfonso María de Ligorio Y San Juan Bosco tenían una especial devoción a la Virgen del Carmen y usaban el escapulario. Cuando murieron los enterraron con sus vestiduras sacerdotales y con su escapulario. Muchos años después cuando abrieron sus tumbas encontraron que sus cuerpos y todas las vestimentas estaban hechas polvo, sin embargo sus escapularios estaban intactos. El escapulario de San Alfonso está en exhibición en su Monasterio en Roma.

 

viernes, 13 de julio de 2012

Guión Domingo XV (ciclo b)


ENTRADA:

Hermanos: Nos reunimos como Iglesia, convocados por El Señor, para que nos instruya con su Palabra y nos alimente con su Cuerpo, y así fortalecidos con su gracia podamos vivir la misión que nos confía al enviarnos al mundo como sal de la tierra. Nos ponemos de pie para iniciar esta celebración y cantamos…

Domingo XV (ciclo b) Mons. Domingo Castagna

15 de julio de 2012
Marcos 6, 7-13
          Los primeros misioneros. Desde el comienzo de su predicación Jesús selecciona colaboradores. Aunque la virtud de enseñar y hacer milagros procede de Él, no es un solitario; su doctrina, asumida por sus principales discípulos - particularmente por el evangelista y Apóstol Juan - convoca al buen entendimiento y a la comunión fraterna. El absolutismo que ha ideologizado a grandes naciones, y por prolongados tiempos, termina siempre desmoronándose. Jesucristo no entiende la autoridad que no sea servicio humilde. Él mismo se pone a los pies de los Apóstoles antes de celebrar su última Pascua judía: “¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes (lavatorio de los pies)? Ustedes me llaman Maestro y Señor; y tienen razón, porque lo soy. Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes” (Juan 13, 12-15). El envío de los doce Apóstoles, de dos en dos, no sólo va acompañado por directivas concretas; Jesús, que los envía, es el modelo a imitar. Cuando les manda enseñar y curar los enfermos, es en representación suya que lo hace. Así será en lo sucesivo, especialmente cuando Pentecostés marque el comienzo de la evangelización, hasta el fin de los tiempos.

jueves, 12 de julio de 2012

El apostolado en las pequeñas cosas cotidianas


"¡Apóstol!"
Beato Manuel González García
Comulgantes de Jesús de cada mañana,
¡Sed los apóstoles de Jesús de cada hora!

¡Apóstol! Bella palabra, quizá la más bella con que se puede calificar a un hombre noble, a un cristiano bueno.
¡Ser apóstol! Aspiración de almas grandes, generosas, heroicas. ¡Ser apóstol! Es llenarse hasta rebosar, de Jesucristo, de su doctrina, de su amor, de su virtud, de su vida y mojar hasta empapar a todo el que nos toque o se nos acerque del agua que nos rebosa. Es hartarse hasta embriagarse del vino del conocimiento y amor intensos de Jesucristo y salir por las calles y plazas ebrios... Es hacerse loco de un solo tema que sea: Jesús crucificado y sacramentado está y no debe estar abandonado...
Abandonado, porque no se le conoce, no se le ama, no se le come, no se le imita...
¡Ser siempre apóstol! ¿Puede haber corazón sinceramente piadoso que no tenga por aspiración constante la realización de este deseo? Estar siempre haciendo algo con la palabra o la intención para que Jesús, el Jesús-Rey de nuestro corazón y centro de nuestra vida, sea un poquito más conocido, amado, servido, imitado y glorificado, ¿qué alma sinceramente cristiana no lo desea y procura?

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter