sábado, 14 de febrero de 2015

Directorio homilético - Congregación para el culto divino

CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO Y LA DISCIPLINA DE LOS SACRAMENTOS DIRECTORIO HOMILÉTICO CIUDAD DEL VATICANO 2014

ABREVIATURAS CEC Catecismo de la Iglesia Católica
DV Concilio Vaticano II, Constitución dogmática sobre la Divina Revelación Dei Verbum
EG Papa Francisco, Exhortación apostólica Evangelii gaudium
OLM Ordo Lectionum Missae, Praenotanda
SC Concilio Vaticano II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia Sacrosanctum Concilium
VD Papa Benedicto XVI, Exhortación apostólica Verbum Domini
Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos Prot. N. 531/14 DECRETO

Es bastante significativo que en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium, el Papa Francisco haya querido dedicar una parte considerable al tema de la homilía. En este sentido, los Obispos reunidos en Sínodo ya indicaron luces y sombras sobre este tema; del mismo modo lo habían hecho ya precedentemente las Exhortaciones apostólicas post-sinodales Verbum Domini y Sacramentum caritatis de Benedicto XVI.
Teniendo esto presente, así como cuanto dispuesto en la Sacrosanctum Concilum, del mismo modo que en el Magisterio sucesivo, a la luz de los Praenotanda del Ordo lectionum Missae y del Institutio generalis Missalis Romani, ha sido preparado el presente Directorio homilético, que está estructurado en dos partes.
En la primera, titulada La homilía y el ámbito litúrgico, se describe la naturaleza, la función y el contexto, así como algunos aspectos que la caracterizan, es decir el ministro ordenado al que le compete, la referencia a la Palabra de Dios, su preparación próxima y remota, los destinatarios.
En la segunda parte, Ars praedicandi, vienen ejemplificadas las coordenadas metodológicas y de contenido que el homileta tiene que conocer y tener en cuenta cuando prepara y cuando pronuncia la homilía. Se proponen claves de lectura, en modo indicativo y no exhaustivo, para el ciclo dominical-festivo de la Misa a partir del centro del año litúrgico (Triduo y Tiempo Pascual, Cuaresma, Adviento, Navidad, Tiempo durante el año), con alusiones también a las Misas feriales, de matrimonio y exequial; en estos ejemplos se aplican los criterios evidenciados en la primera parte del Directorio, es decir la tipología entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, la importancia del pasaje evangélico, el orden de las lecturas, los nexos entre la liturgia de la Palabra y la liturgia eucarística, el mensaje bíblico y el eucológico, entre la celebración y la vida, entre la escucha de Dios y de la asamblea concreta.
Siguen dos Apéndices. En el primero, con el fin de mostrar la relación entre la homilía y la doctrina de la Iglesia Católica, se señalan las referencias del Catecismo en relación con algunas alusiones temáticas de las lecturas dominicales de los tres ciclos anuales. En el segundo Apéndice vienen indicadas las referencias a los textos de documentos del Magisterio sobre la homilía.
El texto, sometido a la aprobación de los Padres de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, después de haber sido valorado y aprobado en las Reuniónes Ordinarias del 7 de febrero y del 20 de mayo del 2014, ha sido presentado al Santo Padre Francisco, el cual ha aprobado la publicación del “Directorio homilético”. Esta Congregación se complace en hacerlo público, con el deseo de que la homilía pueda ser «una intensa y feliz experiencia del Espíritu, un reconfortante encuentro con la Palabra, una fuente constante de renovación y de crecimiento» (Evangelii gaudium 135). Cada homileta, haciendo propios los sentimientos del apóstol Pablo, reaviva la convicción de que «en la medida en que Dios nos juzgó aptos para confiarnos el Evangelio, así lo predicamos: no para contentar a los hombres, sino a Dios, que juzga nuestras intenciones» (1Ts 2,4).
Las traducciones a las lenguas principales serán supervisadas por el Dicasterio, mientras que en las demás lenguas la responsabilidad de la traducción será de las Conferencias Episcopales interesadas.
Aunque haya alguna cosa en contra.
En la sede de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el 29 de junio de 2014, solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, Apóstoles.
(Antonio Card. Cañizares Llovera) Prefecto
(Arthur Roche) Arzobispo Secretario

ÍNDICE
Introducción
PRIMERA PARTE: LA HOMILÍA Y EL ÁMBITO LITÚRGICO
I.             LA HOMILÍA
II.           LA INTERPRETACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS EN LA LITURGIA
III.         LA PREPARACIÓN
SEGUNDA PARTE: ARS PRAEDICANDI
I. TRIDUO PASCUAL Y TIEMPO DE PASCUA
A. Lectura del Antiguo Testamento el Jueves Santo
B. Lectura del Antiguo Testamento el Viernes Santo
C. lecturas del Antiguo Testamento en la Vigilia Pascual
D. Leccionario Pascual
II. DOMINGOS DE CUARESMA
A. Evangelio del I domingo de Cuaresma
B. Evangelio del II domingo de Cuaresma
C. III, IV y V domingo de Cuaresma
D. Domingo de Ramos en la Pasión del Señor
III. DOMINGOS DE ADVIENTO
A. I domingo de Adviento
B. II y III domingo de Adviento
C. IV domingo de Adviento
IV. TIEMPO DE NAVIDAD
A. Las celebraciones de la Navidad
B. Fiesta de la Sagrada Familia
C. Solemnidad de Santa María Madre de Dios
D. Solemnidad de la Epifanía
E. Fiesta del Bautismo del Señor
V. DOMINGOS DEL TIEMPO ORDINARIO
VI. OTRAS OCASIONES
A. Misa ferial
B. Matrimonio
C. Exequias
APÉNDICE I: LA HOMILÍA Y EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
Ciclo A
Ciclo B
Ciclo C
Otros días festivos
APÉNDICE II: FUENTES ECLESIALES POST-CONCILIARES RELEVANTES SOBRE LA PREDICACIÓN

1 INTRODUCCIÓN
1. El presente Directorio homilético pretende dar una respuesta a la petición presentada por los participantes en el Sínodo de los Obispos, celebrado en 2008, sobre la Palabra de Dios. Acogiendo la solicitud, el Papa Benedicto XVI pidió a las autoridades competentes que preparasen un Directorio sobre la homilía (cf. VD 60). Al respecto, el Papa ya había asumido como propia la preocupación expresada por los Padres en el precedente Sínodo, de prestar mayor atención a la preparación de la homilía (cf. Sacramentum caritatis 46). También su sucesor, el Papa Francisco, considera la predicación como una de las prioridades de la vida de la Iglesia, como queda claro en su primera Exhortación apostólica Evangelii gaudium.
Al describir la homilía, los Padres del Concilio Vaticano II subrayaron la naturaleza única de la predicación en el contexto de la Sagrada Liturgia: «Las fuentes principales de la predicación serán la Sagrada Escritura y la Liturgia, ya que es una proclamación de las maravillas obradas por Dios en la Historia de la Salvación o misterio de Cristo, que está siempre presente y obra en nosotros, particularmente en la celebración de la Liturgia» (SC 35,2). Durante siglos, la predicación ha sido, con frecuencia, una instrucción moral o doctrinal pronunciada con ocasión de la Misa festiva, pero sin estar necesariamente integrada en la propia celebración. Ahora bien, como el Movimiento Litúrgico católico, iniciado a finales del siglo XIX, intentó integrar la piedad personal y la espiritualidad litúrgica de los fieles, del mismo modo se realizaron esfuerzos encaminados a profundizar la relación intrínseca entre las Escrituras y el culto. Estos esfuerzos, animados por los Pontífices durante toda la primera mitad del siglo XX, maduraron sus frutos en la visión de la Liturgia de la Iglesia que trasmitió el Concilio Vaticano II. La naturaleza y la función de la homilía se deben comprender en esta perspectiva.

martes, 10 de febrero de 2015

Que los jóvenes no sean solamente amados, sino que se den cuenta de que se les ama - San Juan Bosco

Carta sobre el espíritu de Familia
San Juan Bosco
Roma, 10 de mayo de 1884

Muy queridos hijos en Jesucristo:
Cerca o lejos, yo pienso siempre en vosotros. Uno solo es mi deseo: que seáis felices en el tiempo y en la eternidad. Este pensamiento y deseo me han impulsado a escribiros esta carta. Siento, queridos míos, el peso de estar lejos de vosotros, y el no veros ni oíros me causa una pena que no podéis imaginar. Por eso, habría deseado escribiros estas líneas hace ya una semana, pero las continuas ocupaciones me lo impidieron. Con todo, aunque falten pocos días para mi regreso, quiero anticipar mi llegada al menos por carta, ya que no puedo hacerlo en persona. Son palabras de quien os ama tiernamente en Jesucristo y tiene el deber de hablaros con la libertad de un padre. Me lo permitís, ¿no? Y me vais a prestar atención y poner en práctica lo que os voy a decir.
He dicho que sois el único y continuo pensamiento de mi mente. Pues bien, una de las noches pasadas, me había retirado a mi habitación y, mientras me disponía a entregarme al descanso, comencé a rezar las oraciones que me enseñó mi buena madre. En aquel momento, no sé bien si víctima del sueño o fuera de mí por alguna distracción, me pareció que se presentaban delante de mí dos antiguos alumnos del oratorio.
Uno de ellos se acercó y, saludándome afectuosamente, me dijo:
- Don Bosco, ¿me conoce?
- ¡Pues claro que te conozco!, - le respondí.
- ¿Y se acuerda aún de mí? - añadió.
- De ti y de los demás. Tú eres Valfré, y estuviste en el oratorio antes de 1870.
- Oiga, continuó Valfré, - ¿quiere ver a los jóvenes que estaban en el oratorio en mis tiempos?
- Sí, házmelos ver, le contesté; me dará mucha alegría.
Entonces Valfré me mostró todos los jovencitos con el mismo semblante, edad y estatura de aquel tiempo. Me parecía estar en el antiguo oratorio en la hora de recreo. Era una escena llena de vida, movimiento y alegría. Quien corría, quien saltaba, quien hacía saltar a los demás; quien jugaba a la rana, quien a bandera, quién a la pelota. En un sitio había reunido un corrillo de muchachos pendientes de los labios de un sacerdote que les contaba una historia; en otro lado había un clérigo con otro grupo jugando al burro vuela o a los oficios. Se cantaba, se reía por todas partes; y por doquier, sacerdotes y clérigos; y alrededor de ellos, jovencitos que alborotaban alegremente. Se notaba que entre jóvenes y superiores reinaba la mayor cordialidad y confianza. Yo estaba encantado con aquel espectáculo. Valfré me dijo:

lunes, 9 de febrero de 2015

Consejos para el estudio - Santo Tomás de Aquino

“Me has preguntado cómo te conviene estudiar de modo que llegues a adquirir el tesoro de la ciencia. Estos son los consejos que te doy:
1. No te lances de golpe al Océano, sino entra en él por los arroyitos, porque es conveniente que de lo más fácil desemboques en lo más difícil.
2. Quiero que seas tardo en hablar, y tardo para acudir allí donde se habla.
3. Conserva la pureza de conciencia.
4. No dejes de entregarte a la oración.
5. Gusta de frecuentar tu celda, si quieres ser “introducido en la celda del vino”.
 6. Muéstrate amable con todos.
7. No quieras andar averiguando los hechos ajenos.
8. No seas demasiado familiar con nadie, pues el exceso de familiaridad engendra el menosprecio y da ocasión a sustraer tiempo al estudio.
9. No te entrometas de manera alguna en palabras y obras de los hombres de mundo.
10. Huye sobre todo del vano activismo.
11. No dejes de seguir la huella de los santos y de los hombres de bien.

domingo, 8 de febrero de 2015

La vida de Josefina Bakhita es un mensaje de bondad heroica - San Juan Pablo II


SANTA JOSEFINA BAKHITA
De las homilías de San Juan Pablo II
en su canonización y su beatificación (1-X-2000 y 17-V-1992)

«La ley del Señor es perfecta (…) e instruye al ignorante» (Sal 19,8). Estas palabras del Salmo responsorial de hoy resuenan con fuerza en la vida de la religiosa Josefina Bakhita. Secuestrada y vendida como esclava a la tierna edad de siete años, sufrió mucho en manos de amos crueles. Pero llegó a comprender la profunda verdad de que Dios, y no el hombre, es el verdadero Señor de todo ser humano, de toda vida humana. Esta experiencia se transformó en una fuente de gran sabiduría para esta humilde hija de África.

En el mundo actual un elevado número de mujeres siguen siendo víctimas, incluso en las sociedades modernas más desarrolladas. En santa Josefina Bakhita encontramos una abogada brillante de la auténtica emancipación. La historia de su vida no inspira una aceptación pasiva, sino más bien una firme decisión de trabajar efectivamente por librar a niñas y mujeres de la opresión y la violencia, y devolverles su dignidad en el ejercicio pleno de sus derechos.

En la Beata Josefina Bakhita encontramos también un testimonio eminente del amor paternal de Dios y un signo esplendoroso de la perenne actualidad de las Bienaventuranzas. Nacida en el Sudán, en 1869, raptada por negreros cuando aún era niña y vendida varias veces en los mercados africanos, conoció las atrocidades de una esclavitud que dejó en su cuerpo señales profundas de la crueldad humana. A pesar de estas experiencias de dolor, su inocencia permaneció íntegra, llena de esperanza. «Siendo esclava nunca me he desesperado -decía- porque en mi interior sentía una fuerza misteriosa que me sostenía». El nombre Bakhita -como la habían llamado sus secuestradores- significa Afortunada, y así fue efectivamente, gracias al Dios de todo consuelo, que la llevaba siempre como de la mano y caminaba junto a ella.

Pío IX fue ejemplo de adhesión incondicional al depósito inmutable de las verdades reveladas - San Juan Pablo II

De la homilía de
San Juan Pablo II
En la misa de beatificación de
Pío IX

3 de septiembre de 2000

 

Al escuchar las palabras de la aclamación del Evangelio:  "Señor, guíanos por el recto camino", nuestro pensamiento ha ido espontáneamente a la historia humana y religiosa del Papa Pío IX, Giovanni Maria Mastai Ferretti. En medio de los acontecimientos turbulentos de su tiempo, fue ejemplo de adhesión incondicional al depósito inmutable de las verdades reveladas. Fiel a los compromisos de su ministerio en todas las circunstancias, supo atribuir siempre el primado absoluto a Dios y a los valores espirituales. Su larguísimo pontificado no fue fácil, y tuvo que sufrir mucho para cumplir su misión al servicio del Evangelio. Fue muy amado, pero también odiado y calumniado.

Sin embargo, precisamente en medio de esos contrastes resplandeció con mayor intensidad la luz de sus virtudes:  las prolongadas tribulaciones templaron su confianza en la divina Providencia, de cuyo soberano dominio sobre los acontecimientos humanos jamás dudó. De ella nacía la profunda serenidad de Pío IX, aun en medio de las incomprensiones y los ataques de muchas personas hostiles. A  quienes  lo rodeaban, solía decirles:  "En las cosas humanas es necesario contentarse  con actuar lo mejor posible; en todo lo demás hay que abandonarse a  la Providencia, la cual suplirá los defectos y las insuficiencias del hombre".

sábado, 7 de febrero de 2015

Es imposible separar la doctrina de la práctica pastoral - Mons. Juan Antonio Reig Pla

El Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, ha presidido la presentación del libro “Eucaristía y divorcio: ¿Hacia un cambio de doctrina?” del P. José Granados García, Consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe y Vicepresidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia en Roma. El texto ha sido publicado por la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), editorial de la Conferencia Episcopal Española.
El acto ha tenido lugar el jueves 5 de febrero, a las 19,30 horas, en la Universidad Francisco de Vitoria. También han intervenido, además del autor, Dña. María Lacalle Noriega, Vicerrectora de Ordenación Académica y Calidad y Directora del Centro de Estudios de la Familia del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales Francisco de Vitoria, y el P.Carlos Granados García, Director General de la BAC.
A continuación reproducimos íntegramente la intervención de Mons. Reig:


LA RELACIÓN ENTRE DOCTRINA CRISTIANA Y PASTORAL
Juan Antonio Reig Pla
Obispo de Alcalá de Henares




El libro que presentamos, Eucaristía y divorcio: ¿hacia un cambio doctrinal?, del profesor José Granados García, publicado por la BAC (2015), es una obra de madurez que viene precedida por muchos años de estudios sobre el matrimonio y la familia. El propósito del autor es profundizar en las cuestiones debatidas en el Sínodo Extraordinario de la Familia (2014) de tal manera que la próxima Asamblea Sinodal pueda ser  «providencial para recrear esperanza en el camino de las familias» (Introducción o.c., XII).

Tomando como motivo el debate suscitado en torno a la “posibilidad de que los divorciados y casados de nuevo accedan a los sacramentos de la penitencia y de la eucaristía” (Relatio Synodi, 52), el profesor Granados nos invita a analizar los presupuestos básicos sin los cuales resulta imposible afrontar con lucidez una Pastoral Familiar concorde con el Evangelio del matrimonio y de la familia. De la lectura de este trabajo, que tiene como hilo conductor la relación inseparable entre doctrina cristiana y pastoral, quisiera extraer algunas cuestiones que considero de gran interés.

1. El debido realismo

A lo largo de esta primera etapa sinodal se ha hecho continuamente referencia a la necesidad de analizar la realidad actual de la familia para afrontar los nuevos retos que se presentan a una Pastoral familiar adecuada. De hecho ésta es la primera pregunta que la Secretaría del Sínodo formula para la preparación del Instrumentum laboris de la próxima Asamblea Sinodal con una referencia explícita a «facilitar  el debido realismo en la reflexión de los episcopados particulares, evitando que sus respuestas puedan producirse según esquemas y perspectivas propios de una pastoral meramente aplicativa de la doctrina» (Lineamenta para la XIV Asamblea General Ordinaria, Introducción de la primera parte).

Siguiendo las pautas del libro que presentamos, y en consonancia con el magisterio de los últimos pontífices, es necesario aclarar qué entendemos por «debido realismo». Ya el Papa Benedicto XVI nos advertía que «la Palabra de Dios nos impulsa a cambiar nuestro concepto de realismo: realista es quien reconoce en el Verbo de Dios el fundamento de todo» (Verbum Domini, 10). No debemos, por tanto, confundir realismo con sociología o estadísticas o, peor aún, si cabe, con rendirse a la realidad sociológica canonizando lo que destruye a las personas. Imaginemos qué hubiera pasado si Pedro y Pablo hubieran optado por este tipo de “realismo” ante la sociedad de la Roma imperial que les tocó vivir. Realismo no es pragmatismo, ni utilitarismo, ni consecuencialismo. El fundamento de la realidad es Cristo, es decir, el Hijo de Dios que toma nuestra carne débil y herida y la redime; ser realista es dejarse guiar por Dios, para el cual nada hay imposible (Cf. Lucas, 1, 37).

Como su predecesor, el Papa Francisco es clarísimo al respecto: «El cristiano es una persona que piensa y actúa en la vida cotidiana según Dios, una persona que deja que su vida sea animada, alimentada por el Espíritu Santo, para que sea plena, propia de verdaderos hijos. Y eso significa realismo y fecundidad. Quien se deja guiar por el Espíritu Santo es realista, sabe cómo medir y evaluar la realidad, y también es fecundo: su vida engendra vida a su alrededor» (16-6-2013).

2. La relación entre doctrina cristiana y pastoral

viernes, 6 de febrero de 2015

La palabra de Cristo es la verdad a la que todos estamos llamados a ser obedientes - Card. Burke

Entrevista concedida por el
Cardenal 
Raymond Leo Burke
a Gloria TV

Sobre el Concilio Vaticano II
P. Su Eminencia, usted creció antes del Concilio Vaticano II. ¿Cómo recuerda aquellos tiempos?
R. Yo crecí en un tiempo muy hermoso en la Iglesia, en la que se nos instruía cuidadosamente en la fe, tanto en casa como en la escuela católica, en especial con el Catecismo de Baltimore. Recuerdo la gran belleza de la Sagrada Liturgia, con hermosas Misas incluso en nuestro pequeño pueblo agrícola. Y luego, por supuesto que estoy muy agradecido a mis padres que me dieron una formación  muy sólida  sobre  la forma de vivir como católico. Así es que fueron años muy hermosos

P. Un amigo mío que nació después del Concilio solía decir: “No todo era bueno en los viejos tiempos, pero todo era mejor.” ¿Qué opina de esto?
R: Bueno, tenemos que vivir en cualquier momento que el Señor nos da. Ciertamente, tengo muy buenos recuerdos de crecer en la década de 1950 y principios de 1960. Creo que lo más importante es que apreciamos la naturaleza orgánica de nuestra fe católica y valoramos la tradición a la que pertenecemos y por la cual  la fe ha llegado a nosotros.

P. ¿Abrazó con entusiasmo los grandes cambios después del  Concilio?
R. Lo que  sucedió inmediatamente  después del Concilio – en aquel momento yo estaba en el seminario menor , y observábamos  lo que estaba ocurriendo en el Concilio – pero lo ocurrido después del Concilio fue muy  fuerte, incluso en algunos casos violento, que tengo que decir que, aun cuando era joven, empecé a cuestionar algunas cosas – si esto era realmente lo que se pretendía con el Concilio- porque advertí que muchas cosas hermosas que la Iglesia tenía  de repente desaparecían e incluso ya no eran  consideradas hermosas. Pienso, por ejemplo, en la gran tradición del canto gregoriano o el uso del latín en la celebración de la Sagrada Liturgia. Y  Luego también, estaba, el llamado “espíritu del Concilio Vaticano II” que  influyó otras áreas – por ejemplo, la vida moral, la enseñanza de la fe – y seguidamente  vimos tantos sacerdote abandonar su ministerio sacerdotal, y a muchas hermanas religiosas renunciar a la vida religiosa. Así es que, sin duda alguna habían aspectos del período post-conciliar que planteaban preguntas.

P. Usted fue ordenado sacerdote en 1975. ¿Cree usted que algo se ha hecho mal en la Iglesia?

jueves, 5 de febrero de 2015

Participe de la filial petición al Papa para que reafirme la doctrina católica sobre el matrimonio y la familia

Se crea una web para dirigir una «filial súplica al Papa» en relación al Sínodo de la Familia

Su petición será entregada al Papa Francisco en el Vaticano junto con millares de otras.


Con vistas al Sínodo sobre la familia que se reunirá en octubre de este año en Roma, diversos laicos y asociaciones católicos preocupados se han reunido para hacer una petición filial al Papa Francisco: que reafirme categóricamente las enseñanzas de la Iglesia de que los católicos divorciados y vueltos a casar civilmente no pueden recibir la comunión y de que las uniones homosexuales son contrarias a la ley divina y a la ley natural.

Los responsables de la web explican la razón de su iniciativa:
Notamos con angustia que el modelo casto y fecundo de la familia enseñado por el Evangelio está en riesgo. Este modelo de familia es la única antorcha capaz de guiar a millones de fieles bombardeados a lo largo de décadas por una revolución sexual y su propaganda hedonista.
Sin embargo, una brecha parece haberse abierto en la Iglesia Católica con propuestas pastorales que niegan al menos en la práctica, y tal vez en principio, la doctrina de Nuestro Señor a respecto de la castidad y de la indisolubilidad del matrimonio.

Páginas vistas en total

contador

Flag Counter